Ciática: el alivio en el Yoga

¿Te dolió alguna vez el ciático? ¿Sabes lo que es? Aquí les comparto un ejercicio muy simple que pueden aplicar para aliviarlo a través del Yoga. 

La ciática es la inflamación del nervio ciático, un nervio que recorre la espina dorsal bajando hasta la pierna. Puede causar un dolor agudo que se irradia hacia diferentes puntos a lo largo del nervio, de las nalgas bajando todo el recorrido hasta los pies. Debes consultar a un médico antes de comenzar a realizar posturas para aliviar el dolor. 

Hay muchas asociaciones con respecto a las relaciones que tiene este dolor con nuestro sentir. Una de esas explicaciones es que esta relacionado al el miedo a afrontar situaciones nuevas en nuestra vida, pero todo es relativo y no necesariamente tiene que interpretarse este aspecto sí o sí, lo bueno es que podamos frenar el dolor antes de que se haga más profundo y nos impida caminar. 

¿Si alguna vez me pasó de sufrir este dolor? Claro que sí. Hace cinco años, un día común me levanté de la cama y no me pude sentar debido a un dolor en toda mi pierna. Pienso que tenía que ver con que emocionalmente estaba vivenciando una separación en ese momento y además el día anterior me había mudado: al levantar algo pesado del suelo el ciático se resintió mucho. 

¿Cómo hice para aliviar este dolor? Respirando y teniendo mucha paciencia en mis ejercicios de Yoga, ya que algunas posturas no las podía realizar. Todos vivimos aprendiendo de las situaciones que más nos cuesta superar. Y justamente haciendo Yoga aliviamos el dolor o despertamos fortaleza una interna de acuerdo al momento que estemos viviendo.

Siempre digo que la conexión con nuestra respiración es fundamental. Hay que prestar mucha atención al dolor punzante que produce el ciático, tengamos en cuenta que es un nervio y si está resentido y el dolor es muy pronunciado no debemos hacer la postura ni mucho menos mantenerla. Debemos tratar de estirar sin forzar, el dolor (al ser un nervio) es muy irritante y paraliza, pero se mejora yendo de a poco, en cada exhalación haciendo que el nervio se relaje. 

Si los ejercicios que brindo en esta columna provocan aún así mucho dolor, es necesario parar de realizar la postura y consultar a tu profesor de Yoga o a tu médico para saber exactamente dónde nace el problema. A veces pensamos que es el ciático y puede ser una contractura en el piramidal que es otro músculo que recorre el glúteo, y al estar muy interconectados a veces es difícil saber qué nos está doliendo exactamente. Primero entonces, consulta a tu médico. 

Muchísimas gracias a mis alumnos Dana Ingrid Heiber y a Shin Araki por ayudarme con las fotos. Espero que a todos les sirva de gran ayuda. 

Acomodarse acostado boca arriba y llevar una rodilla hacia el pecho. Relajar los omóplatos sobre el mat o colchoneta de yoga. 

Llevar la rodilla hacia el lado contrario, no hace falta que llegue al suelo, lo importante es sentir la parte posterior de la pierna derecha en este caso. Respirar allí un minuto, si es dolor es muy punzante, no ir demasiado hacia el lado izquierdo: menos es más en este caso. 

Si la flexibilidad de la pierna permite extenderla, se puede tomar el borde externo del pie, con la mano contraria y en la exhalación llevar la pierna hacia el lado izquierdo como se ve en las fotos siguientes.

Si no es posible estirar la pierna, se puede usar un cinto de ayuda y la pared como soporte para poder estirarla y relajar al cuerpo.

Nota: en las fotos se puede apreciar que además de aliviar el dolor de ciático puede aliviar el dolor de cintura al ser una torsión suave.